24 may. 2011

La Leyenda de Roldán.


Este fin de semana, después de compartir la carrera con una docena de forofos valencianos en la pantalla gigante del hotel a donde suelo acudir cada cierto tiempo a deshumedecer los huesos de las humedades propias de mi tierra se me fué la vista hacia el Puig Campana y no pude evitar recordar la leyenda mas bonita de la Costa Blanca que hace años me contaron por casualidad y compararla con la carrera de Fernando Alonso en Montmelo.
Aún asi, como los años no pasan en balde y los recuerdos se vuelven borrosos me remitó a este Blog de un experto en esa zona del Mediterraneo, del que extraigo este texto y las fotos que acompañan a este artículo:

"Aquellos que hayáis visitado el Puig Campana o lo hayáis visto desde Benidorm, o Altea, habréis observado el corte casi perfecto que tiene una de sus cimas.
Y por supuesto, aquellos que hayáis ido a cualquier playa de Benidorm o a cualquiera de sus miradores, habréis observado el trozo de roca que hay en el mar a muy poca distancia.
Pues bien, existe una leyenda que relaciona a ambos, una preciosa leyenda que os voy a intentar resumir.
Cuenta la leyenda que en la ladera de el Puig Campana hubo un gigante llamado Roldán, era el dueño y señor de todo aquello y vivía en una cabaña que él mismo había construido.

Tenía todo lo que un gigante de sus características podía querer... pero no era feliz, le faltaba el amor.
Cuentan que un día y conoció a una bella jovencita de la que quedó enamorado, el amor fue mutuo y ambos vivieron su romance en la cabaña del gigante.
Desde aquel día Roldán hacía todo lo posible por complacer a su amada dándole toda clase de caprichos y comodidades para que se sintiera cómoda y feliz.
Pero..... Un día, Roldán volvía a su cabaña y se cruzó con un extraño ser que le dijo que a su bella doncella le quedaban muy pocas horas de vida.... justo las que quedaban para que el sol se pusiese por la ladera de la montaña. Al final del día su joven amada moriría sin remedio.
Roldán partió corriendo hacia su cabaña y comprobó como su amada poco a poco iba apagándose. Conforme pasaban las horas y el sol bajaba, ella se encontraba peor.
Ante la impotencia, el coloso salió furioso a recriminarle al sol. Entonces recordó la frase del ser extraño "cuando se oculte el sol morirá" Enfurecido salió corriendo hacia la cumbre del Puig Campana y de un puntapié rompió un trozo de montaña dejando así pasar el sol unos minutos más."

"Bajó corriendo a por su amada para intentar alargar el máximo tiempo su vida, pero el sol no tardó en ponerse.
Roldán no pudo dejarla por lo que se dirigió como un sonámbulo hacia el mar en busca de la luna con la esperanza de que su luz la salvase. Al no funcionar, la enterró en el nuevo islote y se quedó junto a ella el resto de sus días, "se abrazó a ella para con su cuerpo seguirla amparando y protegiendo por toda la eternidad"
Queda constatado que "ni las piedras son insensibles a la fuerza avallasadora de un gran amor"


Y queda constatado también que aunque el gran amor y pasión de Fernando por Ferrari le hizo actuar de forma sobrehumana cual gigante Roldán dando un puntapie a la crono y a la salida, al caer el dia sucumbió en aguas del Mediterraneo por causa de la enfermedad de su amada Ferrari, una enfermedad que parece ya irremediable y sin salvación.

8 comentarios:

  1. Estimado Fon,
    Como natural del pueblo te puedo contar otra batallita sobre el Puig, que a grandes rasgos dice algo así como que estaba avanzando la reconquista y los cristianos al atacar estas tierras no conseguían tirar a los musulmanes, imploraron la ayuda divina y se apareció Sant Jordi con su caballo y fue este en un momento de la batalla que le dio una coz al monte y el trozo de sierra acabó en frente, en el mar (Peñón de Ifach, Calpe). A partir de este momento los sarracenos se dejaron doblegar y desde entonces tenemos fiestas de Moros y Cristianos (Adaptación libre).
    La próxima vez que bajes tanto contacta conmigo
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Primo de Anónimo:
    No conocía esa otra historia del Peñón de Calpe, muy bonita también, llevo bajando a esa zona casi una década, una o dos veces al año, la próxima vez te lo comunico y nos tomamos unas cervecitas charlando de Formula 1 y viendo una puesta de sol de esa maravillosa tierra.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué curioso? la leyenda y la forma en la montaña.
    En cuanto a la carrera de Montmeló, la alegría inmensa de la salida compensó, sólo por ese gran premio, lo que vino después. Pero hay que mejorar. El mejor piloto no puede estar sin coche. Y que le doblen!!! No es justo. Yo también me cargaría un trozo de montaña ahora mismo...

    ResponderEliminar
  4. Hola Lazy, cuanto tiempo:
    La sálida fué impresionante, me hizo recordar las salidas con el Renault en 2005 y 2006, pero si te digo la verdad hubiera preferido verlo empezar 4º y terminar 4º dignamente a verlo caer y caer en carrera por culpa de como trata el ferrari las gomas duras y encima ser doblado.
    Tú te cargarias un trozo de montaña, en ferrari parece que lo han pensado también y ya se han cargado a su roca o mejor dicho, su escollo particular: Aldo Costa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Fon:
    Muy chula la leyenda,la verdad es que la desconocia.De la que si que tenia referencias era la que comenta primodeanonimo,pero la tuya es mas romantica,je,je
    Por cierto,al leer el titulo de la entrada pensaba que te referias al ex-directos de la guardia civil,je,je,je

    ResponderEliminar
  6. Hola Jaume:
    No había caido en lo del otro Roldan, supongo que le quedaran un montón de años a la sombra, ¿le habran salido muchos novios en la carcel?, je je

    ResponderEliminar
  7. Hola Fon, por cierto que pronto pasa lo bueno ¿eh? En fin espero que hayas disfrutado del mediterráneo, yo lo hago a menudo y espero con ansia viva que lleguen los días de agua salada y sombras de chiringuito.
    Algo más humano es lo que escribió Ausias: Veles e vents han mos desigs complir, velas y vientos harán cumplir nuestros deseos.

    ResponderEliminar
  8. Hola JoseMaría:
    Lo he disfrutado a tope, gracias, ahora a conformarse con el Cantábrico todo el año, que es muy caprichoso a veces.
    Bonito poema, saludos amigo.

    ResponderEliminar