17 sept. 2011

El Aguila de Titanio.

Sin duda uno de los coches mas bellos en la historia de la Formula 1, ganó una sola carrera: la de Spa en el 67, con el norteamericano Dan Gourney a los mandos, el creador de la bestia y fundador de la escudería Eagle-Weslake.

Fué la primera y única vez que ganó un coche enteramente norteamericano con un piloto norteamericano, inicialmente (el T1F del 66) montaban motores Coventry Climax, pero al año siguiente  ( el T1G del 67) ya montaron los monstruosos Gurney / Weslake V-12.

El  coche número 36 que ganó el Gran Premio de Bélgica en Spa-Francorchamps, en junio del '67 también ganó la "Carrera de Campeones" en Brands Hatch, en marzo de ese año. Fue nombrado "El coche de titanio", por el uso del titanio en la suspensión y componentes de escape. Su bañera estaba hecha de magnesio remachado. 

 Diseñado por Len Terry y construido por AAR Gurney en Santa Ana, CA, ofreció una nariz en forma de pico de un águila. El 2997 cc Gurney / Weslake V-12 presentó doble a la cabeza levas y cuatro válvulas por cilindro. El resultado sería 395-410 CV a 11.000 rpm y se atornillaba directamente a una transmisión Hewland 300 de 5 velocidades. El coche pesaba 530 Kilogramos en seco.
"El coche de titanio" participó en 25 carreras de F1, ganó 1, obtuvo 2 podios y 2 vueltas rápidas. Se retiró de la competición a mediados de la temporada 1968 y ahora está en una exposición en el Museo Miles Collier, en Florida.

Dan Gurney y Carroll Shelby fundaron All-American Racers en 1965, cuando Goodyear Tire & Rubber Company les pidió la construcción de autos de carrera de Indianápolis para romper el dominio de Firestone en la Indy 500. Parte del acuerdo fue que Goodyear también ayudara a financiar un esfuerzo en la Fórmula 1. Con el patrocinio adicional de Mobil, Castrol y muchos americanos individuales , AAR construyó cuatro coches de F1, todos ellos preciosos. La preciosa bañera azul metalizada con franjas blancas, las llantas de magnesio y el titanio de los tubos de escape hacen a este coche especial.
Dan Gourney en la Indy 500 en el 67.


 Pero además de su belleza este coche representa el final de una era pre-aerodinámica, una época de garajistas en la que un propietario-conductor con recursos y conocimientos mecánicos podía crear una máquina bellisima y muy potente, por aquella no existían los Neweys.


Hace unos años se subastó una versión americana del 67 que compitió en la Indy 500 por 200.000 dólares.

Una curiosidad: Bruce McLaren también pilotó este coche en el 67 (2 carreras)

Sean buenos y no sufran mucho hasta Singapur, bonitos recuerdos como este y la música que les he puesto al entrar en el blog hacen mas llevadera la espera.


Fuentes: STATS F1, MCDRIFTER Y LEGACYDIECAST

10 comentarios:

  1. Gran coche, ganó una vez sola pero lo hizo en el mejor lugar,saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues si, Silvo, ganar en Spa es un poco como ganar en Mónaco, puedes haber ganado solo una carrera, pero si has ganado esa siempre se te recordará.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Fon,
    Bonita la entrada de hoy, con ciertas curiosidades interesantes, pero lo de que en aquella época no había Neweys ¿Qué eran sino los Cooper? Ellos fueron los culpables de que el Eagle tuviese el motor en la parte trasera ¿O no?
    Saludos y nos leemos

    ResponderEliminar
  4. Gracias Primo.
    Si, cierto, Cooper fué el primero en incorporar el motor trasero, pero ya en el 58, el Eagle montó el mismo motor del Cooper el primer año, el Coventry Climax pero el segundo ya fué de fabricación propia gracias a Weslake.
    De todas maneras poner el motor en un sitio o en otro no lo considero pensar mucho ingenieristicamente hablando, Primo, eso si, fué una gran revolución para la época.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Yo como siempre aprendiendo contigo Fon.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, ciggy, todos aprendemos de todos, yo también he aprendido cosas de ti.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Un buen bocado para esperar Singapur.
    Me gustan esos coches de líneas limpias, como dices, de la era pre-aerodinámica (ahora que no nos escucha, la que no le gusta nada a Primo de Anónimo).
    Saludos,

    ResponderEliminar
  8. Gracias Jose Luis.
    A mi también me encantan esos coches, nada que ver con lo de ahora. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Después de leer las declaraciones de Hamilton sobre el riesgo en la conducción de F1, me he acordado de tu entrada y me pregunto: ¿qué papel haría sobre este tipo de coches?: seguro que hubiera sido un epectáculo.

    ResponderEliminar
  10. Pues con aquellos coches hubiera pasado a engrosar la lista de martires de la Formula 1 muy pronto, Jose Luis, esas maquinas eran bellas pero carentes de toda seguridad, el mas mínimo golpe podía significar la muerte, no contaban con hans, ni con cokpit reforzado, ni con cinturones de varios anclajes, ni con materiales deformables, ni depositos deformables, ni cables de seguridad en las ruedas, nada de nada.

    ResponderEliminar